Julie Byrne — Not Even Happiness

Julie Byrne

La veréis en todas partes. Aunque tampoco es para tanto

Hasta ahora no habíamos tenido oportunidad, en lo que va de año, de destacar demasiados discos en el apartado de folk-pop. No sabemos si la etiqueta está esperando mejores épocas, o si es que no hemos estado especialmente atentos a alguna que otra novedad que hubiese podido ser recomendable. Hasta hoy.

No estamos ante un debut, aunque seguramente sí ante un salto de calidad, el que ha dado Julie Byrne con Not Even Happiness (Ba Da Bing!, 2017), su segundo álbum de estudio, tras el ya reseñable Rooms with Walls and Windows (Orindal Records, 2014). La neoyorquina se pone en manos del productor Eric Littman para cerrar un notable trabajo de indie folk cargado de atmósferas encantadoras, ideales para ejercer de bandas sonoras de historias llenas de hadas, elfos y otras criaturas de apariencia bondadosa.

Quizás sea precisamente eso, la falta de algún corte algo más rabioso, intenso o áspero, lo que debamos echarle en cara a Not Even Happiness para estar hablando de Julie Byrne como una figura imprescindible. No es poca cosa entregar temas tan valiosos como ‘Follow My Voice’ o la preciosa ‘Natural Blue’, pero llegando a coquetear (mal) con el new-wave en temas prescindibles, como ‘Melting Grid’ o lafinal ‘I Live Now as a Singer’.

Not Even Happiness, en todo caso, reúne varios fogonazos de talento que convienen tener en cuenta para apuntar a Julie Byrne en la serie de nombres a seguir. Todavía como promesa, no como realidad absoluta. Como sabiendo que aquí están los mimbres adecuados para crear un maravilloso cesto en el futuro, aunque por ahora todavía estemos en la fase de generar bocetos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*