Dexys / Let the Record Show: Dexys Do Irish and Country Soul

Dexys

Tras el vodevilesco y bullicioso ‘One Day I’m Going to Soar‘, el mejor retorno posible de Kevin Rowland, no pude sentirme más que excitada ante el anuncio de este disco. Los propios Dexys se encargaron de ponernos la miel en la boca: “Teníamos la idea de hacer este disco en 1984 o 1985 (…) Se iba a llamar ‘Irish’ e iba a constar de canciones como ‘Carrickfergus’, ‘Curragh of Kildare’ y ‘Women Of Ireland’”. Para más inri, en su web aclaraban que este no iba a ser ni un álbum “de relleno”, ni un “disco de versiones”. Y que tampoco íbamos a encontrar instrumentos celtas, porque Dexys no iban a jugar a ser irlandeses, sino que su pretensión era llevar esas canciones a su terreno.

¿Y han conseguido otorgar su sonido a este material? Sí y no. Han logrado darle un tono muy homogéneo a todo el conjunto, que no solo está nutrido de canciones irlandesas (seis) y algún clásico soul; también hay temas de Rod Stewart, Bee Gees o Joni Mitchell. Del country del título, por eso, apenas hay rastro. Este es un disco de soul adulto, algo retro, lleno de maderas (pianos, cuerdas), tocado como si se tratara de una actuación en vivo; es muy reseñable la calidez que emanan los instrumentos. Encontramos el mimo habitual de Rowland. Está su elegancia de dandy, su fantástica voz (lo mejor del disco, por supuesto), pero falta una de las grandes características de los Dexys: la pasión. Les ha quedado un álbum muy cuco, muy pulcro, agradable de escuchar… pero aburrido. Rowland no acaba de hacer suyas las canciones, como si le infundieran demasiado respeto, le pesaran y, en vez de cantarlas, tratara de sobrellevarlas.

Esto redunda en encorsetamiento y una cierta monotonía, palpables en un arrastrado ‘To Love Somebody’ de Bee Gees, más recitado que cantado o en un ‘Smoke Gets in Your Eyes’ casi masticado, excesivamente pegado al original. Incluso el ‘You Wear it Well’ de Rod Stewart, un tema que parecía idóneo para el descaro de Rowland, acaba resultando un poco raquítico.

Las tonadas irlandesas, despojadas de su celtismo”, demandan un plus de dramatismo que parece que les dé reparo ofrecer. Aun así, hay temas para solazarse: ‘How Do I Live’ (la única remotamente country) rebaja el exceso de almíbar de la original de Leann Rimes y rebosa poderío soul; la salerosa ‘Grazing in the Grass’ o la versión de ‘Both Sides Now’ de Joni Mitchell que, sin ser una relectura brillante, es muy gozosa. De las irlandesas, consigue hacer suya la sobreactuada pero tierna ‘Curragh of Kildare’ o conmover en el cierre con ‘Carrickfergus’. No es mal bagaje, pero de alguien que fue capaz de llevar más allá del cielo el ‘Jackie Wilson Said’ de Van Morrison y después de habernos puesto los dientes tan largos, esto se antoja insuficiente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*