“El sacrificio del ciervo sagrado”, de Yorgos Lanthimos, con Nicole Kidman y Colin Farrell

El sacrificio del ciervo sagrado

Lo nuevo del realizador griego de My Best Friend, Colmillos, Kinetta, Alps y Langosta es un ejercicio de sadismo cinematográfico que le valió el premio a Mejor Guión (compartido) en el último Festival de Cannes.

El sacrificio del ciervo sagrado (The Killing of a Sacred Deer, Reino Unido-Irlanda-Estados Unidos/2017). Dirección: Yorgos Lanthimos. Elenco: Nicole Kidman, Colin Farrell, Alicia Silverstone, Barry Keoghan, Bill Camp, Raffey Cassidy y Sunny Suljic. Guión: Yorgos Lanthimos y Efthymis Filippou. Fotografía: Thimios Bakatakis. Edición: Yorgos Mavropsaridis. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 121 minutos.

Lo que la ortodoxia cristiana disfrazó de entrega y amor incondicional, la heterodoxia artística de autores como Caravaggio desnudó en lo que, de verdad, era el bíblico sacrificio de Isaac a manos de su padre Abraham: la constatación de que la voluntad de Dios es… una invitación al asesinato. Y un ente divino extraño, quizás una cronenbergiana manifestación de aquellos autistas seres nacidos del rencor y el dolor de ‘Cromosoma 3’ (1979), plantea una disyuntiva de ecos religiosos al protagonista de este fim, no por casualidad, cirujano.

La asunción de este peaje a un pecado se reparte entre todos los personajes de esta tenebrista pintura enmarcada en pasillos interminables iluminados por hirientes luces de neón. Stanley Kubrick y Carl Theodor Dreyer invaden los márgenes del extraño mundo de y promiscuidades morales, sexuales, tan caras a Yorgos Lanthimos. La ira de Dios como la mutación definitiva de una odisea donde el monolito es una piedra sacrificial.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*